Ir a blog

Invirtiendo en una causa social

11 June 2018

Invirtiendo en una causa social

Las causas sociales por lo general tienen un objetivo de llevar mejoría a las personas o zonas en las que están enfocadas sus esfuerzos, estos pueden ser, por ejemplo, crear centros de capacitaciones regionales dirigido a profesores de escuelas públicas, centros de rehabilitación para niños y adolescentes, centros de ayuda integral para personas de la tercera edad o niños con condiciones especiales, etc.

Lo importante de estas causas es el beneficio directo sobre las personas que reciben las atenciones y eso se traduce en un retorno social donde el país se ve beneficiado por la inclusión social y mejora de la calidad de vida de las personas. En ocasiones, hablamos con nuestros conocidos y manifestamos nuestro deseo de ver mejorar las cosas en nuestro país y pasamos por alto estas herramientas que tenemos en nuestras manos para aportar nuestro granito de arena y las cosas empiecen a mejorar.

Ya sea que eres persona física o tienes tu compañía constituida puedes invertir en causa sociales, ya sea con los beneficios obtenidos en el periodo fiscal y luego optar por una deducción de impuestos producto de esos donativos o también puedes invertir directamente de tus ingresos personales, es decir del salario bruto o los ingresos variables que tengas dependiendo de tu profesión.

Cuando vayas a hacer la inversión, procura hacerlo en organizaciones sin fines de lucro que te puedan mostrar el histórico de actividades y que sus acciones vayan enfocadas en áreas que más o menos manejes o tengas un equipo que comprenda los trabajos que se hacen, esto con el fin de que estés consciente de los posibles resultados que esa organización pueda demostrar en el corto, mediano y largo plazo. 

Quizá te preguntes que beneficio, más allá del impositivo puede generarte el invertir en causas sociales; es importante que tomes en cuenta que en todos los países existen problemas sociales que se buscan solucionar y que en la mayoría de los casos las soluciones no vienen únicamente de un sector en específico, sino de la colaboración de toda una nación que se dispone a aportar su granito de arena, ya sea en su actitud cívica, invirtiendo en causas sociales, innovando con ideas de negocio que mejoren la calidad de vida de las personas, entre otros. Por lo que, el beneficio que trae nuestras inversiones en estas causas son sociales y que trascienden en las generaciones y por supuesto, mejora nuestro diario vivir, ya que cuando las personas en nuestro entorno están bien, nosotros estaremos mejor.